Cirugía para el implante dental

¿Dudas sobre la cirugía para el implante dental? Yo también lo hice… y por eso en este artículo, te vamos a contar más en detalle el proceso que se te realiza en la clínica durante la fase quirúrgica de tu implante dental.

Los implantes dentales son unas fijaciones de titanio que te colocan en el hueso maxilar con el fin de sustituir a las raíces de las piezas dentales perdidas por una prótesis artificial de igual o mejor funcionalidad que la pieza natural.

Posteriormente a la implantación de la prótesis, se espera que se produzca un proceso denominado Oseointegración, el cual es un fenómeno que produce una sólida unión a nivel celular del titanio con el hueso maxilar. Dicha unión es tan fuerte que si quisiéramos posteriormente separar el Titanio del hueso sería imposible, tan sólo podríamos extraer el implante extrayendo al mismo tiempo el hueso que lo rodea.

Para los implantes dentales existen muy pocas contraindicaciones, entre las que podemos destacar enfermedades graves que influyan en el metabolismo del hueso, infecciones específicas, tumores malignos que afecten al hueso, o radioterapia en grandes dosis.
Si tú no tienes estas contraindicaciones, eres un candidato idóneo para el procedimiento quirúrgico del implante dental.  Es importante mencionarte que los implantes  dentales no provocan ningún rechazo en el organismo, de producirse un una pérdida del implante no se deberá a un rechazo del organismo sino  por el descuido que podamos tener en la nueva pieza dental.

El proceso quirúrgico de la colocación del implante dental es una intervención ambulatoria, es decir, que no es preciso ingresarte en un hospital, sino que la intervención se lleva a cabo en la clínica dental.

Lógicamente, la clínica debe estar debidamente equipada con el equipo y material necesario para realizar ésta cirugía. La intervención se lleva a cabo, en la mayoría de los casos, mediante anestesia local. En intervenciones de larga duración (rehabilitaciones completas, elevaciones de seno maxilar, regeneración ósea, etc.) se puede acudir a un médico anestesista para una sedación intravenosa monitorizada, pero estos casos no son muy comunes.

Tu no sentirás en ningún momento dolor ni molestia alguna.

Al contrario de lo que te pueda parecer, en muchos casos el post-operatorio supone menos molestias e incomodidades que otras intervenciones menores en odontología. Un implante dental bien colocado no te va a doler, únicamente puede ocasionarte molestias la herida en la encía durante el proceso de cicatrización.

Es fundamental que observes una minuciosa higiene para evitar sobreinfecciones de la encía. El médico normalmente te prescribe antibióticos por seguridad. En los casos de grandes intervenciones, como elevaciones de seno maxilar o injertos, aparece frecuentemente hinchazón durante los primeros días, si bien no resulta dolorosa y permite hacer vida normal.

Te invitamos a que tomes acción para buscar a la clínica de implantes dentales que más te convenga.  Hazlo hoy mismo para que estés más cerca de  poder lucir esos implantes dentales que necesitas.

No te olvides de visitar nuestro blog, te mantendremos siempre bien informado de los avances tecnológicos en implantología oral.

Sinceramente,

Luz Hernández – “Dedicada a Mejorar Tu Salud Dental”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: